Make your own free website on Tripod.com
Albóndigas de pollo con salsa de menta
Home | Entradas | Plato Principal | Postres | Tragos | Otros
Fáciles, ricas y rápidas recetas de Narda

Albóndigas de pollo con salsa de menta

image1079.jpg

INGREDIENTES:

3 supremas de pollo
2 rodajas de pan lactal
2 cebollas de verdeo
2 cdas. de vino blanco
2 monedas de jengibre
1 diente de ajo
Jugo y ralladura de 1 lima
1/2 taza de castañas de cajú o almendras
Sal y pimienta
Cantidad necesaria de aceite neutro para freír
1 taza de hojas de menta fresca
1/2 taza de perejil
1/2 cebolla blanca
1 diente de ajo
2 cdas. de vinagre de vino
1 cda. de azúcar rubia
1/2 taza de leche de coco
1/2 taza de aceite de maíz
Sal y pimienta

image1077.jpg

Retirar la corteza de pan, romper con las manos y colocar en un bol. Humedecer con el vino y dejar reposar por unos minutos.
Limpiar las supremas de pollo, retirarles la piel y el excedente de grasa (también se pueden utilizar patas o muslos bien limpios).
Cortar en trozos y procesar con el pan, la sal, la pimienta y el jugo de lima. Picar la cebolla de verdeo y el ajo. Rallar el jengibre y mezclar con la ralladura de lima.
En un bol, mezclar todos los ingredientes.
Amasar bien con las manos para que todo se integre.
Agregar las castañas o almendras picadas groseramente.
Reservar en la heladera por 15 minutos, hasta el momento de cocinar.
Una vez transcurrido este tiempo, formar las albóndigas con las manos humedecidas con un poquito de aceite.
Conviene hacer todas las albóndigas de una vez, colocarlas separadas en un plato y luego freirías por tandas en abundante aceite caliente.
Girarlas cada tanto con una espumadera para que se cocinen parejas y tomen buen color dorado.
Retirarlas y colocarlas en papel absorbente (lo ideal es darles un golpe de horno bien fuerte al momento de servir).

Para la salsa: lavar muy bien las hojas de menta y las de perejil.
Retirar el exceso de líquido.
Picar la cebolla junto con el ajo (si se quiere que la salsa resulte suave, se puede saltear la cebolla antes de procesar).
Procesar las hierbas junto con las verduras, el vinagre, el azúcar rubia y la leche de coco.
Luego incorporar el aceite en forma de hilo hasta emulsionar.
Salpimentar.
Por último, servir la salsa de menta y la leche de coco con las albóndigas de pollo.

EL TRUCO

En lugar de pollo, las croquetas se pueden hacer con pescado blanco o salmón (se cocinan igual pero en menos tiempo). Se puede reemplazar el jengibre por hierbas como estragón o eneldo. Si se prefiere una cocción más ligera que la fritura, se pueden dorar las albóndigas en una sartén (en este caso, en lugar de hacerlas con forma de bolitas se las deberá aplastar un poco para que el calor llegue al centro más fácilmente).

EL SECRETO

Leche de coco: la leche de coco se consigue en los supermercados grandes o en los barrios orientales (chino o coreano). Se vende en botella o lata, tiene consistencia muy cremosa y su sabor es apenas dulce. Es ideal para salsas o postres (en reemplazo de la crema de leche) como flan, helado o arroz con leche. También la pueden probar quienes no toleran los lácteos.

http://lacocinadeile.tripod.com/

http://lacocinadeile.tripod.com/